Las 15 mejores preguntas para plantear en una entrevista de trabajo

¿Cuántas veces más pesado es un elefante que un ratón? ¿Cuántas pelotas de tenis caben en un bus escolar? Si un auto va a una velocidad constante de 80 km/hora ¿cuánto se demorará en recorrer 150 km?

 La mayoría de gerentes de talento humano o selección han escuchado sobre cómo ayudan estas preguntas “creativas” a identificar a los mejores talentos.  Afortunadamente para los candidatos inteligentes y bien calificados que hay, estudios recientes han demostrado que incluir adivinanzas en las preguntas de una entrevista, hechas famosas por Silicon Valley y Wall Street, son tan absurdas como suenan.  De hecho, Google dejó de usar acertijos en sus entrevistas hace algunos años.

 

Sin embargo cuando entrevistas a un candidato para una posición estratégica, debes emplear creatividad con las preguntas de alguna manera.  Hay muchas cosas que preguntar aparte de “¿Cuál fue el último libro que leíste?” Y “¿cómo te ves a ti mismo en 5 años?” que revelan quién es realmente la persona a la que estás entrevistando.

Por eso recopilamos una lista de las mejores preguntas que se pueden hacer en una entrevista de trabajo y las respuestas que podrías esperar a continuación.

15 excelentes preguntas y respuestas para una entrevista de trabajo

1. “Cuéntame acerca de una época en la que te planteaste metas difíciles. ¿Qué hiciste para alcanzarlas? Explícame cómo fue el proceso que seguiste.”

Si buscas un candidato orientado a resultados, como la mayoría de gerentes de talento humano buscan, entonces esta pregunta te ayudará a distinguir si la persona está preparada para alcanzar las metas audaces que tienes para ella.  Una buena respuesta debería demostrar que el entrevistado entiende qué son metas difíciles de alcanzar y que ponen mucho esfuerzo para conseguirlas a la vez que mantienen una calidad de trabajo constante.

2. Véndeme (nombre de tu empresa) como si yo estuviera analizando si comprar o no tu producto/servicio.

Esta es una forma única de reformular la vieja pregunta de “¿Sabes a qué se dedica nuestra compañía?”.  Lo que haces al plantear la cuestión de esta forma es comprobar que el candidato se preparó para la entrevista y también su capacidad de comunicar ideas atrayentes.

La respuesta será más natural en unos candidatos que en otros.  Por ejemplo, un candidato a gerente de marketing o ventas encontrará mucho más sencillo responder que uno para una posición más técnica o tecnológica y eso es normal.  Lo que estás evaluando con esta pregunta no es la respuesta sino la manera en la que cada candidato analiza los datos para responder.

3. “Cuéntame sobre las relaciones que has desarrollado con la gente en el trabajo. ¿Cómo describirías a las mejores? ¿Y la peor?”

Cada equipo es diferente de modo que con esta pregunta tienes una idea de si el candidato será feliz, productivo y estimado en tu equipo.  Su respuesta te dirá qué tan hábil es para interactuar con otras personas y cuáles son el tipo de interacciones que prefiere.

Muchos candidatos se cuidan de hablar mal de sus compañeros y jefes, así que también será interesante escuchar cómo se expresa respecto a su peor relación de trabajo.

4. “¿Cuál proyecto o tarea consideras que es tu mayor logro profesional hasta la fecha? Explícame el plan que seguiste, cómo lo manejaste, cómo mediste el éxito y cuáles fueron los mayores errores que cometiste en el camino.”

Lou Adler, autor de La Guía esencial para contratar y ser contratado, pasó 10 años buscando la mejor pregunta para determinar si contratar o no a una persona.  Y esta es la pregunta ganadora.  La respuesta del candidato te revelará sus éxitos anteriores y su nivel de sentido de pertenencia.  Una gran respuesta demostrará que la persona confía en su trabajo y en sus decisiones profesionales sin perder la humildad y la capacidad de dar créditos a otros por su aporte al logro de una meta.

5. “¿Qué logro profesional has alcanzado que ha sido una experiencia que no quisieras repetir?

La respuesta de un candidato a esta pregunta te dará una idea de su punto de vista sobre un trabajo en el que no es feliz, lo cual es normal que suceda en un punto u otro de la carrera profesional de cualquier persona.  El Vicepresidente de Servicio al Cliente Global de HubSpot, Michael Redbord dice que las respuestas de los candidatos caen por lo general dentro de unas pocas categorías:

  1. Algo de poca importancia, por ejemplo manejo de correspondencia: presta atención a si la persona entiende el valor de este tipo de tareas para la empresa o si piensa que es demasiado buena para hacer un trabajo como ese.
  2. Algo realmente duro: ¿por qué fue duro? ¿Fue porque estuvo mal planeado, mal ejecutado o alguna otra razón? ¿A qué atribuye el hecho de que fuera una experiencia tan desagradable?
  3. Algo relacionado al equipo: Haz preguntas para ahondar sobre el equipo, cuál fue su rol y así por el estilo.

Considerar la categoría de experiencias que una persona no quisiera repetir es interesante, dice Redbord.  Cuando hablas sobre experiencias extremas, que ponen a la gente en un estado emocional, se revela mucho sobre quién realmente son por dentro.

6. “¿Es mejor ser perfecto pero tarde o bueno y a tiempo?”

Para la mayoría de empresas, la respuesta correcta es “bueno y a tiempo”.  Es importante pulir el trabajo y esforzarse por obtener los mejores resultados pero en la mayoría de casos, lo prioritario es el tiempo.  La mayoría de empresas no quieren en su equipo a gente que no puede cumplir con los plazos porque se paralizan por la perfección.

Si tu candidato responde “Depende”, escúchalo con atención.  La pregunta por sí misma está hecha de una manera en que la persona sienta que existe una respuesta correcta y otra incorrecta así que a medida que hable, buscará en ti una pista para saber si va por la dirección correcta.  Trata de permanecer neutral mientras la escuchas.  Si su conclusión va por el lado de “bueno y a tiempo”, entonces sus prioridades están en el lugar correcto.

7. “¿Puedes explicarme en 5 minutos algo que sea complicado de entender para mí pero que tú conozcas bien?”

Esta pregunta es una mejor prueba de inteligencia que muchas otras y también es una excelente manera de evidenciar la pasión y carisma de un candidato.

El “algo” en esta pregunta, no tiene que ser relacionado a trabajo, puede ser un hobby, deporte, algo técnico, cualquier cosa en realidad.  Su respuesta te dirá qué tan bien comprende asuntos complejos y qué tan hábil es para expresar ideas complejas a alguien que no conoce mucho al respecto.  Los candidatos que son apasionados, conocen a profundidad algún asunto y saben expresarlo, son más propensos a ser carismáticos, entusiastas e influyentes en su trabajo.

8. “¿Cuál es tu definición de dedicación?”

Algunas organizaciones se mueven a diferente velocidad y esta pregunta es una manera efectiva de decir si un candidato será capaz de mantener el paso con el resto de tu equipo.  También te permitirá identificar quién es un potencial trabajador dedicado, es decir, alguien que actualmente esté en una organización lenta o en un rol que no es el adecuado para él pero que quiere trabajar en un lugar donde realmente tenga que esforzarse.

9. “Si pudieras encuestar a todas las personas con las que has trabajado ¿qué porcentaje no sería un fan tuyo? Y si yo tuviera que entrevistar a esa gente, ¿qué palabras serían las que usarían con más frecuencia para describirte?”

En el trabajo uno no puede complacer a todo el mundo. La respuesta a esta pregunta te ayudará a descubrir si tu candidato tiene suficiente impulso y convicción para poner en su contra a un pequeño porcentaje de sus colegas, pero no tantos como para crear conflicto.

Más que el porcentaje, es importante que te fijes en las palabras que usa al imaginar cómo lo describirían otros.  En sus respuestas debes buscar palabras como “apasionado” y preocuparte cuando escuches otras tales como “necio”.

10. “Cuéntame sobre alguna ocasión en la que echaste a perder algo.”

Esta es una pregunta clásica, pero buena.  Es una pregunta pensada para descubrir el nivel de autoconciencia de una persona.  La verdad es que es un pregunta tan común que un candidato lo suficientemente experimentado debería venir preparado con una respuesta para esto.  Alguien que se hace responsable por sus errores y aprende de ellos, normalmente es humilde y tiene una buena lección que compartir.  Los candidatos que culpan a otros o usan clichés en su respuesta (como la clásica respuesta de “trabajaba tan duro que me quemé”) están dando malas señales.

11. ¿Quién es la persona más inteligente que conoces?

Esta pregunta evalúa la forma en que la persona evalúa y admira a los demás, a través de hacerle pensar en alguien a quien conoce y que explique qué hace inteligente a esa persona.  Las respuestas ideales varían pero pueden incluir las habilidades de previsión y ejecución de la persona escogida.  Puede también que la respuesta haga referencia a la habilidad de alguien para tomar decisiones, conectarse con otras personas, auto educarse o aplicar algún conocimiento que posean.

12. ¿Qué actividad laboral sería algo que te gustaría hacer por el resto de tu vida?

Mientras que es importante contratar a alguien por sus habilidades actuales, también es importante reconocer quién de tus candidatos estará más cómodo en el trabajo que desempeñará.  Este tipo de pregunta te ayudará a descubrir qué es lo que hace feliz a cada candidato en su trabajo, lo cual es genial para entender si van a no a disfrutar de su puesto y a quedarse en la compañía por un largo tiempo.

13. “Si tuvieras $40.000 para crear tu propio negocio, ¿qué harías?”

Esta pregunta es la favorita de muchos directores de selección.  Primero, el tipo de negocio que escojan revelará mucho sobre sus intereses, valores y nivel de creatividad.

Segundo, te dará una idea más clara de qué tan hábiles son para los negocios.  Al darles una cifra de dinero, podrás entender cómo emplearían ese dinero.

Las mejores respuestas serán muy específicas.  Deberían darte una visión general del negocio y después entrar en detalles sobre cómo emplearía el dinero, a quién contrataría primero y así por el estilo.

14. “¿Cuál es la decisión más grande que tomaste durante el año pasado? ¿Por qué fue una decisión importante?”

Aquí tendrás una gran manera de entender cómo es el proceso de tu candidato para tomar decisiones.  ¿Te contestaron con rapidez o se tomaron un largo tiempo para pensar qué responder? ¿Se tomaron tiempo para reflexionar sobre la decisión por su cuenta o consultaron con otros? ¿Cómo definieron qué pasos tomar? La respuesta puede estar relacionada al trabajo o al ámbito personal pero si te preguntan, diles que en cualquiera de los campos.

15. “¿Qué te ha sorprendido de este proceso de selección hasta el momento?”

Esta es una pregunta para la que ningún candidato se puede preparar y por ello, te dará señales sobre cómo se han sentido en general durante el proceso.  Además, con su respuesta podrás ver la cuestión desde su punto de vista.  En este punto, busca respuestas específicas, algo respecto al espacio físico, la personalidad del equipo, el feedback sobre las tareas que hayan tenido que llevar a cabo para llegar a este punto, etc.

Si quieres más tips e ideas sobre cómo entrevistar y filtrar candidatos, sigue con atención las futuras publicaciones de este blog.  Si necesitas apoyo profesional para realizar un proceso de selección ejecutiva para tu empresa, contáctanos, estaremos gustosos de asesorarte.

 

Nombres *
Nombres
¿Quieres recibir por mail las respuestas a tu comentario? *