3 formas en las que un liderazgo ágil ayuda a superar la crisis

Ser eficiente significa mejores márgenes para las empresas.  Y eso es algo que toda compañía quiere incrementar.  Sin embargo la eficiencia solo es viable cuando puedes predecir el futuro, cuando el contexto en el que se desenvuelve la empresa es estable.

Sin embargo la actualidad dista mucho de ese panorama.  Enfrentamos una crisis por el desplome del petróleo, la disminución de la capacidad de gasto del estado y la atmósfera de inseguridad en los consumidores.  En estas condiciones, las empresas no pueden mantener el ritmo del mercado.

En estas circunstancias tremendamente cambiantes, es clave más que nunca un liderazgo ágil.  ElInstituto de Coaching Ágil define este estilo como “un cambio de la administración por resultados al diseño de ambientes que permitan crear resultados”.  Esto significa que se requiere menos dirección y más visión y empoderamiento de los individuos con un enfoque totalmente diferente. 

A continuación te compartimos 3 tratos esenciales de los líderes ágiles, que logran superar estos retos y conducen a sus equipos hacia el éxito:

1. Los líderes ágiles tienen la energía que se requiere para generar un cambio

Sin energía no puedes producir cambios y un liderazgo efectivo exige cambios.  La energía en este caso abarca el nivel individual como el del equipo.  Un equipo positivo, motivado y energético puede superar los momentos difíciles.

Mantener un ambiente de energía positiva contribuye también a retener a los mejores dentro de la empresa.  Los líderes también necesitan hacer uso de su propia energía para implantar procesos, cambiarlos y mejorar la forma de hacer negocios de la organización.  Ellos deben estar en capacidad de influenciar y producir confianza en su equipo.  Su nivel de compromiso y visión de oportunidad en medio de una crisis debe contagiarse a todos los colaboradores.

2. Los líderes ágiles ejercen una gran influencia en la cultura de la organización.

La cultura de una empresa es lo que la diferencia de su competencia.  Esta puede ser usada para crear conexión con los clientes.  Pero es igual sino más importante en las empresas cuyo servicio depende de lo que produce la gente.  La cultura de una empresa tiene valor, aunque sea difícil de medir, porque motiva al desempeño: Mientras mayor sea la motivación de los empleados, mayor será la satisfacción de los clientes y menor será el riesgo de perderlos.

La creación de una atmósfera de trabajo armónica es responsabilidad del líder de la empresa.  Los líderes ágiles entienden esto y por eso se toman a pecho su labor de crear y proteger su cultura por medio de tomar buenas decisiones al contratar, motivar y recompensar a los miembros de su equipo.  Encuentran maneras de demostrarles que valoran el trabajo que hacen día a día.  Los líderes ágiles encuentran la manera de crear un ambiente en el que la gente puede dar lo mejor de sí misma en su trabajo.

3. Los líderes ágiles pueden tomar decisiones rápidas.

Estar en capacidad de transmitir energía al equipo y promover el cambio es un paso.  Los líderes ágiles necesitan la capacidad de implementar esos cambios.

No se trata de cambiar las cosas por el gusto de cambiarlas.  Se trata de tener control sobre lo que funciona y lo que no y estar en la capacidad de hacer ajustes, obtener feedback y aprender de los cambios cuando se requieren.  Todo esto dentro del esfuerzo de crear un negocio más rentable y una empresa más comprometida con sus colaboradores y clientes.

En este ambiente de inestabilidad se requiere de gente que sea capaz de sopesar el costo de sus decisiones, las oportunidades, los factores negativos y la forma de implementar la mejor solución posible.  También se requiere de individuos que no tengan la clase de orgullo que les impide admitir cuando una decisión fue mala y revertirla.

Las empresas ecuatorianas necesitan estar abiertas a romper con los modelos existentes y reemplazarlos por otros más modernos.  Y si no valoran las ventajas de ser ágil, probablemente pierdan a los más jóvenes y promisorios talentos de su equipo, quienes preferirán cualquier otra opción antes que mantenerse en el estatismo. 

Ser ágil es una demanda no solo de la crisis sino de la forma de hacer negocios a nivel global.  Si lo que esperas es que tu empresa sea competitiva, tenga la capacidad de internacionalizarse y alcance el éxito pese a la adversidad, vale la pena que consideres estos puntos con atención.

 

Nombres *
Nombres
¿Quieres recibir por mail las respuestas a tu comentario? *